Richard Brooks y el nuevo cine francés, primeros títulos del 57º Festival de Cine de San Sebastián.

Deseando ya, volver a pasearme por las calles donostiarras y su ambiente festivalero, la organización del Festival ya ha empezado a dar a conocer algunos de los títulos que se podrán ver en la 57 edición, que se celebrará del 17 al 26 de septiembre, después de haber tenido algunos problemillas con el presupuesto y la dichosa crisis y haber resuelto el problema, encontrando nuevos patrocinadores y firmas que ayudarán a financiar el festival.

Hace un mes apróximadamente, el festival anunció que dos de sus retrospectivas estarían protagonizadas por las nuevas corrientes del cine francés y el cineasta estadounidense Richard Brooks.

‘La contraola: el novísimo cine francés’ será el título de una retrospectiva dedicada a las nuevas tendencias cinematográficas que están naciendo en Francia en los últimos años. El Festival, propone recoger las corrientes que dejó la resaca de la nouvelle vague de los años 60 y que han desembocado en una actual renovación del cine francés en distintas direcciones, una marea creativa que está cobrando en estos momentos gran fuerza y que atañe a géneros muy diversos. No es un movimiento unitario ni una actitud “en contra” de una oleada anterior: unos cineastas aprovechan los movimientos previos y otros los cuestionan radicalmente. Se proyectarán unas 40 películas de autores como Laurent Cantet, Bruno Dumont, Arnaud Desplechin, Nicolas Klotz, Gaspar Noé, Jacques Audiard, Robin Campillo, Lucile Hadzihalilovic, Alexandre Aja, Christophe Honoré o Pascal Laugier, entre otros muchos. S

Richard Brooks

Richard Brooks (Filadelfia, 1912-Beverly Hills, 1992) es el director de algunos de los más míticos títulos del Hollywood clásico, como Cat On a Hot Tin Roof (La gata sobre el tejado de zinc, 1958) o Sweet Bird of Youth (Dulce pájaro de juventud, 1962) pero también un incisivo analista de la política y la sociedad americana de su tiempo, con películas que marcaron un hito en la denuncia del racismo y los problemas de la educación como Blackboard Jungle (Semilla de maldad, 1955) o reflejaron la incidencia del periodismo como ‘cuarto poder’ en Deadline U.S.A. (1952).

Encuadrado en la llamada “generación de la violencia” que integraron cineastas como Samuel Fuller, Robert Aldrich, Nicholas Ray, Richard Fleischer y Don Siegel, Richard Brooks marcó su propio camino en el cine que realizó entre 1950 y 1985, aunque a menudo se le ha negado el prestigio como autor del que sí gozaron sus compañeros de generación.

En su filmografía figuran algunas de las mejores adaptaciones literarias al cine: Truman Capote en In Cold Blood (A sangre fría, 1967), Tenessee Williams en Cat On a Hot Tin Roof (La gata sobre el tejado de zinc, 1958), Joseph Conrad en Lord Jim (1965), Fedor Dostoievsky en The Brothers Karamazov (Los hermanos Karamazov, 1958), Sinclair Lewis en Elmer Gantry (El fuego y la palabra, 1960), Francis Scott Fitzgerald en The Last Time I Saw Paris (La última vez que vi París, 1954)…

Extrajo algunas de las mejores interpretaciones de actores como Paul Newman, Elizabeth Taylor, Humphrey Bogart, Burt Lancaster, Peter O’Toole, Gene Hackman, Lee Marvin, el Premio Donostia Glenn Ford o Jean Simmons (con la que estuvo casado entre 1960 y 1977) y dio sus primeros papeles importantes a Sidney Poitier en The Blackboard Jungle (Semilla de maldad, 1955) y Richard Gere en Looking For Mr. Goodbar (Buscando al señor Goodbar, 1977). Y realizó un muy personal acercamiento a los géneros clásicos como el western en Bite the Bullet (Muerde la bala, 1975) o The Professionals (Los profesionales, 1966) y el bélico en Battle Circus (1953) y Take the High Ground (Hombres de infantería, 1953).

Ganador de un Oscar al mejor guión original por Elmer Gantry (El fuego y la palabra, 1960), nominado en tres ocasiones como director, Richard Brooks se inició como guionista de emblemáticos films del cine negro de los años 40, como Brute Force (Jules Dassin, 1947) y Key Largo (Cayo Largo, John Huston, 1948). Edward Dmytryk adaptó una de sus novelas en Crossfire (Encrucijada de odios, 1947). Además escribió el guión de casi todos sus filmes como director, con el periodismo y la literatura como base de un cine que también contribuyó notablemente a los cambios expresivos de los años 50 y 60, en busca de imágenes de mayor fuerza e impacto

Nota de prensa de http://www.sansebastianfestival.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s